Se ha producido un error en este gadget.





















¡Ay dios, dios, ya no existes!
 

Y diez años más pasaron antes de empezar,
el cortijillo se esfumó con su alameda
y el almendro se marchitó
antes de empezarlo a sembrar…
 

Ya no habrá sombra donde escribir
ni estrellas ni luna llena detrás del cristal,
sueños e ilusiones se ahogaron
en el agua azulada bajo el tobogán,
quedando lejos el paraíso de ensueño…
 

Los espejos se hicieron añicos
sin que dos cuerpos plenos en deseos
se llegasen a reflejar,
rasgaron cojines… ornatos…

y un alma sangrando que Errante,

sin Ser, con sus canciones y poemas va…

                                    17/01/2005

No hay comentarios: